10 enero, 2015

La narrativa mundial y el terror

Una manera de entender el mundo cambió el 8 de enero en París. ¿Por qué atacaron la revista Charlie Hebdo y la tienda judía Hyper Cacher? El detonante de su furia fuimos nosotros.

Es el deslumbrante resplandor de nuestra modernidad. Es el embate de nuestra tecnología. Es esa carencia de Dios que transmitimos. Es la fuerza bruta de nuestra política exterior. Es la capacidad de la cultura occidental para traspasar todos los muros y penetrar en cada hogar, cada vida y cada mente.

Entonces, ¿qué ha sucedido? Es difícil saberlo todo, el Apocalipsis no tiene lógica. Aquellos hombres prometieron sumisión a Dios y meditaron sobre la sangre que habría de derramarse. Es cierto que somos ricos, privilegiados y fuertes, pero ellos estaban dispuestos a morir…

Je suis Charlie

Don DeLillo: En las ruinas del futuro (2002)
José Antonio Gabelas, tuiteo del 7 de enero de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada