17 enero, 2015

El corazón de las tinieblas

Tal vez el mundo cambiase definitivamente en París, como escribí en otro post. En todo caso, si algo cambió fue para nosotros, para los occidentales confusos, porque en otras partes ya no tienen tanto tiempo para jugar. Todo es más básico en sus vidas: o se enfrentan al horror o serán exterminados. Eso es lo que ocurre con las flores del Kurdistán, las mujeres kurdas, unas verdaderas heroínas que merecen ser recordadas siempre. Al igual que su lucha en el mismo corazón de las tinieblas…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada