24 febrero, 2014

El Tablero Fantástico o el mensaje en una botella

Imagina que un cuento no es más que un entramado de celdillas, una especie tablero construido a partir de cuatro columnas básicas: personajes, lugares, situaciones y objetos. Cada columna del tablero posee un idéntico número de recuadros o celdillas. Imagina que se llenan con un vocabulario especial, con palabras que, de alguna manera, pertenecen al mundo de los cuentos, populares o actuales. Así es el Tablero Fantástico: un casillero para guardar palabras, un entramado para imaginar historias.

Cada taboleiro se convierte de hecho en un conjunto de hipótesis fantásticas, en el sentido que nos ofrecía Gianni Rodari. Una hipótesis es como una red; lanzas la red y, tarde o temprano, algo encuentras. Un taboleiro también es como una botella con un mensaje: arrojas la botella en el mar y seguro que llega a algún sitio, donde alguien leerá tus palabras.

En cualquier caso, en este tablero, todo puede surgir a partir de los personajes, de los lugares, de los objetos y de las situaciones narrativas de la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada