31 diciembre, 2013

La mejor aplicación

En cierta medida, los cuentos populares funcionan como una lingua franca universal, ajenos a los problemas entre las gentes, los idiomas y sus territorios. Por eso, y según muchas investigaciones, los niños, ya desde los cuatro años de edad, cuando los cuentos están bien organizados y estructurados son capaces de:

  • recordar el orden exacto de los acontecimientos;
  • inferir las intenciones y los estados de ánimo de los personajes;
  • diferenciar las causas de las consecuencias;
  • detectar las inconsistencias en la información.

Los cuentos están basados en la realidad, en el sentido de que hablan de personajes reconocibles que asumen comportamientos también conocidos. Su empleo en el aprendizaje de la lectura y la escritura no equivale a un abandono de la verdad, sino a su búsqueda a través de los mundos creados por la imaginación y la narrativa.

No hay ninguna aplicación con la capacidad de jugar con el lenguaje tal y como lo hace una buena historia:

Alguien habla con la Luna o pide un deseo a una estrella fugaz. Puede que la esperanza perdida sea recuperada en un bosque encantado. O a lo mejor un beso transforma en príncipe a una rana verde. Y aparece un hada madrina que convierte una calabaza en una increíble carroza. También hay recuerdos y lágrimas, y la inspiración de los mundos maravillosos se levanta, victoriosa, como un ave fénix. Y renace de sus cenizas. Por eso, es necesario explorar la puerta de los cuentos, que también es la puerta de los sueños. Debemos escuchar su canción, y bailar, y bailar como un derviche. Así, para que la imaginación llegue, hay que abrir esa puerta…

27 diciembre, 2013

El arte de contar cuentos

El arte de contar cuentos, de Sara C. Bryant, es uno de los libros que siempre me guió en la narración y en la escuela. Como dijo la autora, explicar cuentos a los niños no es nada fácil. Por eso, de sus páginas se pueden extraer 7 buenos consejos para mejorar nuestra forma de contar una historia:

  • La sencillez en el estilo y la expresión.
  • El movimiento lógico en la acción.
  • La expresión dramática.
  • La tranquilidad, para no apresurarse nunca.
  • El dominio de la memoria, aunque a veces falle.
  • La manera de narrar que hace presentir alguna broma.
  • El entusiasmo en nuestros relatos.

02 diciembre, 2013

Las claves para una gran historia

¿Has escuchado Las claves de una gran historia? En ese TED, Andrew Stanton nos explicaba sus reglas de oro para contar historias. Porque todas ellas son el resultado de un buen diseño y un gran planteamiento:

  1. Cuidar la historia: ya que un relato necesita ser dibujado con simpatía hacia la audiencia.
  2. Dejar que ella misma te lleve: pues el corazón de una historia es una promesa, un viaje, un misterio, un problema. Es lo que hace que merezca ser contada.
  3. La acción es importante: los protagonistas tienen que moverse, sentir alguna motivación para conseguir sus objetivos y, por supuesto, deben ser constantes.
  4. La historia tiene que ser apreciada: así la audiencia podrá interiorizar los sentimientos de sus personajes.
  5. La necesidad de la sorpresa: hay que encantar y fascinar a la audiencia con la historia, por lo que sus personajes deben resultar inolvidables…

The clues to a great story

14 noviembre, 2013

Las claves de una gran historia

No es fácil definir la arquitectura de una buena historia. Pero Andrew Stanton nos ofrece unas interesantes recomendaciones, basadas en su experiencia en el cine…

28 octubre, 2013

El coleccionista de historias

Muchos de los proyectos de Jonathan Harris profundizan en el sentido emocional de Internet, en el caso de exista algo semejante. Por eso es uno de los coleccionistas de historias que sigo. Ya nos había sorprendido en algunos de los proyectos que viene desarrollando desde hace algunos años: por ejemplo, We Feel Fine. En él trataba de explorar las emociones humanas que dejan las actividades que realizamos en la Web.

Uno de sus trabajos más recientes es Cowbird, que presentamos en el anterior post. Es una sencilla herramienta para contar historias, que a la vez pretende convertirse en una especie de biblioteca pública de la experiencia humana. En todas sus ideas resulta muy curioso y original el uso que hace de la tecnología. Aunque tal vez no deberíamos sorprendernos tanto, porque ya lo explicó Jean-Paul Sartre:

Esto es lo que engaña a la gente: un hombre es siempre un contador de cuentos, vive rodeado por sus cuentos y los cuentos de otros, ve todo lo que le pasa a través de ellos e intenta vivir su propia vida como si estuviera contando un cuento.

24 octubre, 2013

La narrativa digital de Cowbird

Hace poco que descubrí Cowbird y me gusta mucho. Se trata de una especie de plataforma de narrativa digital, que funciona sobre todo con fotos y textos, aunque también admite sonidos y voces grabadas. Se pueden crear varias páginas, combinando la escritura y las imágenes. También ofrece una versión de pago con más funcionalidades. Si te acoges a esta modalidad eres un ciudadano del sitio, sino serás un nómada.

Es posible ver todas las historias que ya están publicadas, distribuidas por países y ciudades. Al analizar los nombres de sus autores, algunos me resultaron conocidos. Por ejemplo, Alan Levine y Bryan Alexander.

Esta primera historia es, en realidad, una versión un poco diferente de un post que ya apareció en Contomundi, mi anterior blog…

Cowbird

Jonathan Harris es uno de sus fundadores. En el correo de aceptación de la solicitud enumera los principios básicos de Cowbird: ser decente, ser humilde y legal, ser uno mismo…